Blog post

Las fallas estructurales, sinónimo de grandes pérdidas.

21 diciembre, 201710 de la construcción

Aunque muchas veces se considera que las fallas estructurales significan el colapso de una edificación, en la mayoría de ocasiones incluye otro tipo de condiciones no tan drásticas, pero sí de un alto costo.

Y estas fallas estructurales están por lo general vinculadas a que una estructura no cumpla con la función para la que fue creada o que su desempeño no sea el esperado; y que los responsables de su construcción deban hacerse cargo, desde su patrimonio, de todas las acciones necesarias para resarcir la falla estructural.

¿Qué tipo de fallas estructurales existen?

Hay tres tipos de fallas, el colapso, que es cuando las resistencias internas de una estructura no están disponibles y llevan a que esta se rompa. El colapso progresivo, cuando hay un efecto dominó, en el que colapsa parte de la estructura y esta hace que las fuerzas se redistribuyan y generen otro colapso, y así sucesivamente. Y por último la falla funcional, en la que el uso normal de la estructura no es posible, por ejemplo, por deformaciones excesivas.

Las fallas son del sistema, no simplemente la estructura. 

Hablar de una falla estructural es hablar no solo de la estructura sino de todos los componentes de un sistema estructural, es decir:

La estructura: se debe evaluar el diseño original para conocer la información inicial; y la forma que tiene después de colapso, para identificar el mecanismo de falla.

Los cambios en las condiciones: durante su vida, una estructura experimenta cambios de rigidez, resistencia; debido al envejecimiento, degradación de propiedades o a errores de diseño o desviaciones respecto a la forma o condiciones de diseño.

Las cargas: una estructura puede fallar por condiciones severas de carga, inundaciones, vientos fuertes o movimientos sísmicos, aunque las edificaciones están diseñadas para soportar estas cargas y el hecho que no las superen significa que el diseño fue deficiente.

La localización:  hay ocasiones en las que una estructura está sobre suelos blandos, o colinas que exponen y hacen más vulnerable a acciones externas.

Por esa razón las fallas estructurales representan grandes pérdidas para las compañías cuando se cuenta con las garantías necesarias para ampararlas.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Post Siguiente Post
VIGILADO
A %d blogueros les gusta esto: