Blog post

El amparo de los perjuicios patrimoniales, una protección de doble vía.

17 octubre, 201710 de la construcción

Uno de los puntos principales de la Ley 1796 de 2016 es el amparo de los perjuicios patrimoniales en construcciones nuevas, en los 10 años siguientes a la expedición del Certificado técnico de ocupación.

El amparo de los perjuicios patrimoniales, que asumen los constructores, protege el patrimonio de los compradores de vivienda nueva, pero también es una protección para el patrimonio de las constructoras y sus socios, si llega a suceder algo con una edificación.

Aunque, las áreas financieras y jurídicas de las constructoras pueden ver este tipo de protecciones como un costo adicional, que impacta directamente la rentabilidad de los proyectos, la verdad es que constituir estas garantías, especialmente los seguros, se convierten un sello de calidad no solo del proyecto terminado sino de los diseños estructurales, los materiales y los planos, ya que algunos de estos productos, como Seguro 10 de Previsora Seguros, incluyen los servicios del revisor independiente y la supervisión técnica del proyecto.

Cuando se ponen en una balanza todos estos elementos, contar con esas garantías se convierte en argumentos adicionales de venta de cara a los compradores, pues no solo saben que están amparados en caso de ruina o demolición, sino que tienen la seguridad que cada una de las fases del proyecto tienen acompañamiento de compañías multinacionales con gran experiencia, eso es tranquilidad para el comprador, el constructor, el ingeniero estructural, el arquitecto y los socios.

Si bien el gobierno nacional está avanzando con lentitud; con la expedición del decreto 1203 de 2017 o el Decreto 945 de 2017; en la reglamentación de este punto de la Ley 1796 de 2016, las últimas decisiones sobre casos como el Space o el edificio Blas de Leso en Cartagena, ponen una presión adicional y hacen que los compradores estén atentos al cumplimiento de las condiciones de ley sobre construcción de vivienda nueva y el amparo de los perjuicios patrimoniales.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Post Siguiente Post
VIGILADO
A %d blogueros les gusta esto: